¿Cuántos idiomas puede aprender una persona?

Si has estudiado algún idioma en algún momento de tu vida, sabrás lo divertido y gratificante que puede  llegar a ser, pero también las dificultades y los retos que esto representa.

Aprender un idioma diferente al materno  es toda una aventura: pues debes conocer las reglas del idioma para así  escribir, hablar, leer, escuchar y comprender correctamente. Además te ayuda a comprender nuevas culturas y, al mismo tiempo, comprendes mejor la propia. En la actualidad es necesario comprender mínimo un idioma adicional porque vivimos en un mundo globalizado en el que necesitamos comunicarnos con los otros y las fronteras entre países se han difuminado. Ahora, ya no es suficiente contar con una carrera profesional, los empleadores buscan que sus colaboradores sepan al menos un idioma y en ocasiones dos o tres, para poder desempeñar sus labores.

No obstante, te has preguntado alguna vez ¿cuántos idiomas puede aprender una persona? Lee este artículo y sorprenderte.

¿Cuántos son los idiomas que puede aprender una persona?

Según se cree, una persona puede aprender cuantos idiomas quiera. Sin embargo, todo depende de lo que te propongas, ya que, la mente es una máquina particular, de la que se puede sacar provecho.

Asimismo, debes tener en cuenta que tu cerebro tiene una potencialidad extraordinaria de estudiar todos y cada uno de los idiomas; pero, esto no todo el mundo lo puede hacer: el ser humano sólo usa una pequeña porción de su cerebro, reduciendo en gran parte la capacidad de que realmente tiene.

A continuación, te presentamos algunos casos maravillosos, personas que han demostrado tener una capacidad asombrosa para aprender no sólo dos otros idiomas, sino muchos más de lo que podemos imaginar.

Lomb Kató –dieciséis idiomas–

Fue conocida por ser una gran políglota (una persona versada en varias lenguas) húngara que llego a estudiar 16 idiomas: búlgaro, hebrero, latín, italiano, español, alemán, francés, danés, ruso, polaco, rumano, eslovaco, ucraniano, inglés, chino y japonés. Poseía un alto nivel como interprete simultánea y traductora.

Un idioma era su lengua natal, cuatro idiomas los dominaba a la perfección; cinco idiomas requerían esfuerzo y concentración cuando traducía textos, requería medio día de su día en revisión. Los últimos seis idiomas, los aprendió a través de la realización de traducciones literarias y de material técnico.

La mayoría de estos idiomas los aprendió entre los 30 y 40 años. Cinco años después de su muerte, en 2003, se publicó un libro suyo, donde narra su experiencia al ir estudiando dichos idiomas; también, nos habla de una fórmula que desarrollo, lo cual, la nombraba: “Motivación + Perseverancia + Diligencia = Políglota”.

Alexander Arguelles –veinte idiomas–

Profesor de 47 años de edad. Antes de casarse y tener hijos, dedicaba catorce horas diarias a estudiar idiomas, ahora dedica nueve horas al día. Ha estudiado más de sesenta idiomas, de los cuales, veinte puede leer perfectamente.

Entre los idiomas que ha estudiado están el alemán, islandés, ruso, checo, mandarín, catalán, árabe, latín, persa, sánscrito, swahili etc.,

El método que usa es imitar una y otra vez las palabras a pesar de no entender su significado, esto con el objetivo de familiarizarse con los sonidos de una lengua y perder la vergüenza. También se apoya en hacer ejercicios de gramática y lectura en horarios estrictos.

Johan Vandewalle –veintidós idiomas–

Se considera que es una persona que estudió muchos idiomas, pero sólo se conoce de veintidós de ellos, esto se debe a que ganó un concurso llamado Polygot of Flanders, en 1987.

El concurso requería hablar durante diez minutos con personas nativas, con cinco minutos de descanso entre cada uno.

Kenneth Hale –cincuenta idiomas–

Fue un lingüista y profesor del MIT, mejor conocido por poseer una capacidad extraordinaria para los idiomas, llego a aprender alrededor de cincuenta idiomas, entre los cuales, incluían lenguas indígenas de América y Australia no estudiadas previamente, y a menudo en peligro de extinción.

En una ocasión, le preguntaron cuál era su secreto para aprender más idiomas, su respuesta fue que cuántos más idiomas sabes, más fácil te resulta aprender el siguiente, puesto que hay estructuras y palabras que son iguales o similares.

Emil Krebs –sesenta y ocho idiomas–

Fue un diplomático alemán, recordado más por su capacidad de hablar sesenta y ocho idiomas. Cuando termino de estudiar la carrera de Derecho, podía hablar doce idiomas: francés, latín, griego y hebrero, los aprendió en la escuela. Los idiomas que aprendió por su cuenta mientras estudiaba fueron: italiano, español, árabe, inglés, ruso, polaco, turco y griego moderno.

Estudiando para ser traductor en la Oficina de Asuntos Exteriores en Berlín, se especializó en chino mandarín.

Estando ya casado, su esposa, Amande, comenzó a registrar todos los idiomas que su marido podía leer, hablar y hasta traducir. En ese momento, podía hablar 32 idiomas. Al final de su vida, se presume que Krebs llegó a saber 111 idiomas sin contar los dialectos, de los cuales, sesenta y ocho llegó a dominar.

Cuando Emil Krebs murió, la familia recibió una solicitud inusual: el Instituto de Investigación en Berlín pidió poder analizar el cerebro con el fin de descifrar cómo fue capaz de hablar, fluidamente, tantos idiomas.

Para finalizar, el ser humano tiene la capacidad para poder hablar cien idiomas o más. Al ir aprendiendo un nuevo idioma, se puede expandir tu capacidad para comprender y hablar otro idioma. Se debe tener motivación, perseverancia, perder la vergüenza y ser positivo.

¿Y tú, ya eras parte de nuestro centro de idiomas?

 

Fuente: comoaprenderidiomas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *